Huelva, 22 de marzo de 2016

¿Sabes realmente cómo clavaban los pies en la cruz?

La arqueología revela una verdad peor a lo pensado.

La tortura de la crucifixión era de una gran crueldad. Al crucificado le clavaban cada pie por el lateral del calcáneo con un clavo de 11,5 cm.

Así lo atestiguan los restos encontrados al norte de Jerusalén pertenecientes a un hombre de unos 26 años y 167 cm de altura, datados entre los años 7 y 66 d.C.

#SanJoseClinica
#SemanaSanta
#Cruz