FASCITIS PLANTAR

¿Qué es la fascitis plantar?

La fascia plantar es un tejido conectivo que recorre la planta, desde el talón hasta los dedos. Este tejido se dispone bajo la piel y tiene un grosor de unos 2-3 mm en condiciones normales, pero cuando se irrita y se inflama va aumentando su grosor. Con la cronicidad del proceso las fibras de colágeno sufren una degeneración hacia un colágeno de mala calidad que conlleva engrosamiento (> 4 mm) e incluso rotura.

Es uno de los problemas que más frecuentemente nos consultan nuestros pacientes, no sólo los deportistas, sino en la población en general.

Hay que tener en cuenta que la fascia está íntimamente ligada los huesos, ligamentos y músculos de la planta del pie, y que frecuentemente hay afección conjunta de varios tejidos. Éste es el caso del espolón calcáneo plantar, que es la afectación ósea de la cara plantar del calcáneo debido a la tracción que la fascia origina sobre él.

La fascia plantar es una aponeurosis muy resistente localizada en la planta del pie. La fascia plantar es la estructura que con más frecuencia se lesiona en el talón del corredor, especialmente en aquellos con pies cavos, pronadores o sobrepeso.

Ecografia de fascitis plantar crónica

La lesión de la fascia plantar os comentamos que se puede dividir en dos tipos:

1. Aguda o de poco tiempo de evolución, que llamamos fascitis aguda, y que es debida al aumento de tensión en la fascia que producen micro desgarros seguidos por un proceso inflamatorio y de reparación.

2. Crónica o de larga evolución, que denominamos fascitis crónica (fasciopatía plantar crónica o fasciosis), y que tiene las siguientes características:

  • Cambios degenerativos (celulares, vasculares, químicos, fibras, …)
  • Aumento de tamaño de la fascia.
  • Puede haber roturas parciales.
  • Disminución de colágeno tipo I y aumento de colágeno tipo III.
  • No hay inflamación.

¿Cuáles son los síntomas de la Fascitis Plantar?

Lo más característico es el dolor que se localiza en la cara plantar e interna del talón, que es una zona de anclaje de la fascia al calcáneo, aunque el dolor puede localizarse en todo el recorrido de la fascia.

Es muy frecuente que el dolor sea más intenso por la mañana, al dar los primero pasos al levantarse de la cama, o cuando estamos sentados y nos incorporamos de pie. Esto ocurre porque en reposo la fascia se contrae, y al incorporarnos de pie la tensión que ejerce nuestro peso sobre el tejido lo estira de manera brusca. El dolor suele ir cediendo tras los primeros pasos, pero a lo largo del día, y especialmente si la actividad deportiva o el trabajo obliga a estar mucho tiempo de pie, el dolor reaparece y se hace constante.

 

¿Qué factores intervienen en la formación de la Fascitis Plantar?

Los factores biomecánicos están muy relacionados con estos procesos. Una biomecánica inadecuada favorece que la fascia está sometida a microtraumatismos continuados o procesos de tracción. Es por ello que los deportistas, en especial aquellos con exceso y/o entrenamiento inadecuado, y las personas con sobrepeso sean población diana de ésta patología. En los corredores una de las causas es una técnica de carrera inadecuada. (Los cuatro mandamientos de la técnica de carrera)

Así, un pie con pronación inadecuada del retropié genera una tensión excesiva sobre la planta que obliga a la fascia a estar en una posición de estiramiento forzada. O el pie cavo (mucho arco interno), que por lo contrario obliga a que el recorrido de la fascia desde el talón a los dedos sea mayor, y por tanto también la fascia está tensa.

Pero hay que saber que además suele haber implicación de otros factores como el tendón de Aquiles, que tiene continuidad en la fascia plantar. Por ello es necesario descartar que la musculatura posterior de la pierna o lalongitud del miembro inferior estén implicados en el proceso. También hay que valorar otras patologías musculares como el tibial posterior o musculatura propia del pieligamentosasarticulares o fallo del mecanismo de windlass de la fascia plantar.

No menos importantes son los factores externos como el calzado inadecuado. Así, no es casualidad que tras el verano haya un mayor número de fascitis plantares en nuestras consultas, provocadas por el uso de sandalias, chanclas o calzado con baja altura de tacón. Por un lado, el calzado sin sujeción en el talón requiere un trabajo extra de la musculatura intrínseca del pie para controlar que el calzado no “vuele” en cada paso y para asegurarlo al pisar. Por otro lado, el cazado con sujeción de talón pero sin altura en el tacón aplica una tensión extra a la musculatura posterior de la pierna, que a su vez hace que el tendón de Aquiles en su unión con el pie y por medio del llamado sistema aquileo-calcáneo-plantar lo transmita a la fascia.

En el deporte hay otros factores que intervienen como el cambio de terreno o pavimento, como pasa en el fútbol con el cambio a un césped duro o seco. También,  últimamente vemos como afecta el la disminución del drop del calzado de running. Es importante que el corredor sea consciente de no disminuir el drop bruscamente y hacerlo progresivamente, y también debe ser consciente de que cuando compre las zapatillas sea aconsejado adecuadamente. Es habitual que el corredor acuda a consulta y cuando le examinamos el calzado descubrimos que en su última compra adquirió insconcientemente uno con un drop inferior al que usaba habitualmente.

 

Diagnóstico de la fascitis plantar.

Es importante hacer un diagnóstico diferencial con otras lesiones con sintomatología similar, por ello es recomendable acudir a su podólogo para que le diagnostique adecuadamente y aplique el tratamiento más adecuado.

Debemos tener en cuenta que el tratamiento de la fascitis está relacionada con su fase evolutiva, así cuando más temprano acuda al podólogo el diagnóstico será más rápido y el tratamiento más eficaz y menos complejo. Una fascitis de más de seis meses de evolución tiene muchas posibilidades de hacerse crónica.

Electrólisis Percutánea en Fascitis Plantar

 

Los síntomas nos pueden orientar hacia el diagnóstico, pero es aconsejable complementar los datos con pruebas complementarias. La ecografía es la prueba de elección para el diagnóstico, ya que podemos ver en tiempo real el estado de la fascia, su grosor y estructura.

Erróneamente se usa de forma habitual la radiografía para el diagnóstico de la fascitis, quizás buscando la presencia de un espolón calcáneo plantar. Hemos de saber que el espolón calcáneo plantar puede estar presente o no, y que puede estar asociado con dolor o no, por lo que no es condición necesaria para que haya una fascitis plantar.

El uso de la resonancia magnética es necesaria en casos donde la ecografía o la radiografía no den información suficiente para el diagnóstico.

Tratamiento de la fascitis plantar.

El tratamiento, como hemos comentado, dependerá de la fase evolutiva de la lesión y las características de la misma. A continuación describimos diferentes tratamientos, que su podólogo prescribirá y realizará en función de la evaluación que realice:

  • Reposo relativo.
  • No usar calzado plano. Usar tacón mínimo de 2 cm de altura.
  • Disminuir la inflamación con crioterapia (aplicación de hielo) 7-8 min, 2-3 veces al día.
  • Tratamiento con antiinflamatorios no esteroideos (AINES).
  • Vendaje Dynamic Tape, neuromuscular, funcional.
  • Ejercicios de estiramiento y fortalecimiento de la musculatura del tobillo y del pie.
  • Estudio biomecánico para valorar las posibles implicaciones dinámicas y morfofuncionales.
  • Tratamiento mediante la adaptación de soportes plantares a medida.
  • Electrólisis Percutánea (Técnica EPI®).
  • Infiltración de Colágeno.
  • Terapia física.
  • El uso de la infiltración local con corticoides cada vez es un recurso cada vez menos utilizado.
  • Férula nocturna antiequino.https://sanjosesportclinic.com/wp-admin/post.php?post=785&action=edit#
  • Cirugía como último recurso y cuando los demás tratamientos fallan.

En el siguiente enlace encontrará un artículo que realizamos para la revista especializada en running “La bolsa del corredor” sobre el tratamiento de la fascitis plantar mediante la Técnica EPI®: La EPI® en el tratamiento de la fascitis plantar

 

 

Nuestro trabajo a lo largo de estos 20 años se ha visto avalado por profesionales del deporte que han conquistado la cima de sus especialidades. Hemos acompañado a campeones del mundo, de Europa, de España, de 1ª división, y por supuesto al deporte base. ¡¡Es nuestra pasión!!

“La información descrita en éstas líneas tienen una función informativa y no pueden sustituir la evaluación realizada por su podólogo en consulta”

SAN JOSÉ SPORT CLINIC

Avd. Dr Rubio nº 4, local dcha. CP. 21002 Huelva

 

Tlf: 959 28 14 72

email: info@sanjosesportclinic.com