La Sociedad Española de Nutrición ha publicado recientemente la nueva pirámide alimentaria, en la que se incluye los suplementos nutricionales. Se recomienda que se analice de forma personalizada por profesionales de la salud la necesidad de consumir estos suplementos.

La vitamina D, es según la SENC, uno de los suplementos alimenticios que pueden ser más necesarios para ancianos, niños y recién nacidos si no toman el sol con asiduidad. El problema principal de déficit de esta vitamina, es debido a que no hay muchos alimentos que la contenga. La necesidad de tiempo de sol varía según la edad de la persona, va desde 20 minutos para los jóvenes a 30 o 40 minutos a los adultos.

La SENC recomienda buscar siempre el consejo de profesionales de la salud, y si puede ser con especial formación en nutrición para poder orientar de manera individual el consumo de suplementos dietéticos y nutricionales.

También hacen hincapié en que la ingesta continuada de suplementos alimenticios y suplementos proteicos pueden suponer un riesgo para la salud, si se hace de manera incontrolada y sin ningún control profesional.

Para la elaboración de estas y otras conclusiones, además de la modificación de la pirámide alimenticia, la SENC ha contado con la colaboración de 100 expertos en alimentación y salud pública.

Otra de las novedades que se han identificado en esta nueva edición, es que la sociedad tiende cada vez más a un consumo desde un punto de vista sostenible social y medioambiental.

La inclusión de actividad física de manera diaria como mínimo de 60 minutos, es otra de las nuevas aportaciones de la pirámide, entre otras, como beber 6 vasos de agua diarios como mínimo, mantener el equilibrio emocional y llevar a cabo técnicas culinarias saludables.

Unas cosa está clara, la pirámide alimenticia siempre busca dar los consejos y las pautas para llevar una vida saludable.